¿Chimenea o estufa?

Cuando pensamos en el calor del hogar, instintivamente imaginamos una chimenea, ¿tendrá algo que ver con las reuniones de nuestros ancestros alrededor del fuego? En fin, se deba a lo que se deba, está claro que aunque la primavera empieza a asomar tímidamente, son muchos los días en los que quedarse en casa al calor del hogar, se convierte en el mejor plan.

Estamos seguros de que son pocos, a los que no les gustaría nada tener una estufa o chimenea en su sala de estar o ¡incluso en su habitación! Y es que éstas, aclimatan y además decoran ¿no os parecen una opción genial?

Si te estás planteando instalar una chimenea o estufa, es importante que tengas en cuenta algunos aspectos como los que enumeramos a continuación, para no tomar una decisión desacertada:

1.   Tamaño de la habitación a calentar

2.   Si existe una instalación y su estado

3.   El espacio del que dispones

4.   Las normativas municipales

Una vez considerados estos puntos, son muchas las opciones para dar ese aspecto más acogedor a tu casa, ¿vemos algunas?

Chimenea clásica

Seguro que si pensamos en la típica chimenea de una casa de campo, ¡nos viene la misma imagen a la cabeza!

Estas chimeneas se construyen con interiores refractarios de piedra o ladrillo, y su mayor inconveniente es la baja eficiencia calorífica, se aprovecha el 30% del calor que generan. Además, la instalación de la chimenea debe ser de obra.

Las chimeneas pueden tener diferentes formas: más redondeadas, cuadradas, con líneas rectas… Y además tienen diferentes opciones: con o sin leñera, con hogar abierto o cerrado, con repisa…  

Insert u hogar 

Se trata de una chimenea tradicional en la que se sustituye el interior refractario, por hierro fundido, lo que hace que la eficiencia calorífica aumente hasta el 75%.

Este tipo de chimeneas, además de aportar un efecto muy acogedor a la estancia, permite ver el fuego a través de un cristal vitrocerámico. ¿Su inconveniente? La instalación debe ser de obra. Si estás a tiempo, ¡es una opción perfecta!

Chimenea metálica

Este tipo de chimeneas tienen buena eficiencia calorífica (70% - 75%) y además no precisan de obra para su instalación, solo es necesario la conexión a la salida de humos.

Las chimeneas metálicas pueden ser adosadas a la pared, o incluso exentas. Y es esta última característica, la que nos permite ver el fuego desde diferentes caras de la chimenea, siempre y cuando el modelo elegido esté así diseñado, lo que hace que sea una de las más atractivas visualmente.  

Estufas de acero o hierro fundido

Las de acero son más ligeras, mientras que las de hierro fundido se consideran más duraderas, pero ambas calientan con mucha rapidez y su eficiencia energética alcanza el 80%. Además no necesitan obra para su instalación. ¿Te parecen suficientes motivos como para que sea la opción elegida? ¡Te damos uno más! Se puede cocinar en ellas. Además de decorar y calentar, es la elección perfecta para una casa rústica o un txoko, en donde las comidas con amigos sean un clásico. 

Estufas de pellets y bioalcohol

Sin duda esta es la opción más ecológica y funcional, mientras que si hablamos de eficiencia energética pasamos del 80%. Su ventaja frente al resto de opciones, es que las estufas de pellets usan aglomerados de serrín y restos de tala, lo que tiene un increíble poder calorífico. La ventaja de las estufas de bioalcohol es que son muy estéticas y mucho más limpias, sin embargo su eficiencia energética es bastante más baja.

¿Te han entrado ganas de instalar una chimenea o estufa en tu casa? No nos extraña, las opciones son muy variadas y el resultado ¡no nos puede gustar más!

Si tienes dudas sobre cuál es la opción perfecta para ti, no dudes en ponerte en contacto con nosotros y te ayudaremos.

 

CONTACTO

contacto@dossestudio..com

688 813 319