La Reforma

Este articulo queremos dedicarlo a la importancia de la organización de espacios dentro de una rehabilitación, muchos propietarios vienen con alguna idea de cómo quieren que sea su distribución. Estas ideas vienen marcadas por las tendencias actuales en decoración, o lo que nos gustaría que nuestros invitados pensarán de nuestra casa… otros casos son las distribuciones realizadas por profesionales no cualificados, distribuciones basadas en su experiencia laboral pero sin ningún tipo de estudio ni análisis previo, normalmente estas distribuciones acaban resultando poco practicas a los pocos meses de residir en ellas.

Para que esto no nos ocurra, quiero recalcar que es importante que os dejéis asesorar y recurráis a profesionales cualificados para este tipo de trabajos; ya sean Decoradores interioristas titulados, Arquitectos o Arquitectos Técnicos. Dado que lo importante de cara a realizar una distribución es preguntarnos,  “¿qué se necesita realmente?”

La respuesta a esta pregunta parece fácil en un principio, pero para que sea eficaz hay que analizar la vida cotidiana de cada familia, y como no hay dos individuos iguales, no hay dos familias iguales, por lo que seguir tendencias, estilos o modas no es algo adecuado a la hora de personalizar la distribución de un hogar. Hay que tener en cuenta los hábitos, actividades que se realizan en el hogar, hobbies y finalmente acompasarlos dentro de unos gustos.

Una vez analizados estos aspectos deberíamos tener en cuenta la morfología de la vivienda, las orientaciones que tiene, así como la situación del entorno en el que se asienta. Para poder aprovechar al máximo las estancias con los recorridos solares, sombreamientos, e incluso teniendo en cuenta las estaciones e incidencias climáticas de cada territorio, colocando en las caras calientes de la casa, aquellos espacios en los que se va a realizar una actividad constante; salones, comedores, dormitorios, estudios…etc., y dejando para un segundo plano aquellos espacios auxiliares como cocinas, baños, aseos, habitaciones de invitados o despachos de poco uso.

Atendiendo a los recorridos solares por ejemplo, y en función de la vida de las personas, supongamos: trabajo temprano y diurno con descanso nocturno, sería lógico situar los dormitorios en la cara Este, para recibir los primeros rayos del Sol, las estancias de uso como salas de estar o despachos de trabajo se situarían en la cara Sur para tener iluminación natural la mayor parte del día, y el salón destinado a ocio y cenas con amigos en la cara Oeste para poder usarlo en las últimas horas del día.

Este tipo de reparto inteligente y sostenible de espacios permite crear una vivienda habitable, con el mayor nivel de confort, aprovechando al máximo los recursos naturales de radiación e iluminación, y así conseguir un ahorro energético considerable.

También y en relación con esto, sería lógico diseñar los salientes del edificio; terrazas y aleros, para así poder controlar la radiación incidente en la vivienda, ya que durante el solsticio de verano el sol incide más verticalmente que durante el de invierno, siendo de interés el evitar en lo posible la entrada de radiación solar en verano y favorecerla en invierno.

Este reparto de espacios permite coexistir vivienda y persona. El nivel óptimo de confort, se consigue al aprovechar la radiación e iluminación solar en las distintas dependencias a lo largo del día y en la medida en que hacemos uso de ellas, a la vez que, se consigue un ahorro energético considerable y un sentimiento hogareño muy agradable.

 

CONTACTO

contacto@dossestudio..com

688 813 319